domingo, 18 de enero de 2015

Saque la obra de su casa a concurso

Saque su operación de hernia discal a concurso. Podría ser también. Igual se ahorra usted hasta un 14% como sugiere el autor. Me sorprendo con este titular en las páginas salmón de El País (Saque la obra de su casa a concurso) y es que ¿qué más nos puede pasar ya a los arquitectos? La semana pasada en algún periódico leía que a cada profesión la va a matar una App. A los músicos Spotify, a los escritores el Reader, a los taxistas les llegó su Uber y a los arquitectos también nos llegará nuestro San Martín. O nos ha llegado ya. Tito me avisó de que Google anda en ello:


No obstante, ahondando en el artículo, los autores del invento parecen conceder algo de importancia a la calidad, es el título el que se centra en el ahorro y el precio y desacredita lo que parece ser algo más interesante y, a juzgar por lo que publican, con razonable resultado.

De todos modos, si usted está buscando hacerse una casa, una reforma, una ITE, bajar el ascensor a cota 0 o hacer un palacio de congresos, creáme: los arquitectos españoles venimos siendo muy buenos. Busque uno de su confianza y páguelo con generosidad, al menos las horas que vaya a dedicarle. Quizá no ahorre un 14% en sus honorarios, pero lo ahorrará en la obra, en el mantenimiento futuro, en el coste de la energía y en la felicidad de vivir, trabajar o descansar en un espacio creado por alguien que sabe hacerlo.

El 0,5% de la obra (lo que se lleva la empresa que le monta el concurso) páguelo si no conoce a ningún arquitecto de confianza, pero viene a ser el 14% que le sugieren como ahorro final. Créame, un 10% del coste de la obra de su vivienda es lo que vale que se la proyecten y dirijan bien. Estamos cansados de que nuestros clientes nos escatimen en nuestros honorarios 2.000 € y luego vemos, sorprendidos, cómo se dejan la herencia en un cocina que cuadriplica nuestra factura, que no encaja y de la que ni nos habían hablado, eso sí, Bulthaup.

La empresa recomendada por El País se llama Selecta Home. Espero que les vaya bien. No obstante, insisto, en vuestro entorno hay un buen profesional. Si no lo habéis encontrado es cuestión de buscar. Llamad a su puerta y confiad en él. Quizá hasta sea amigo, Recuerdo que un día, José Luis de Miguel, catedrático de estructuras en la Escuela, me preguntaba: ¿los arquitectos jóvenes no tenéis amigos? Me acaban de llamar unos chavales de tu edad que han ganado el concurso de la Estación Sur de autobuses para que les calcule la esturctura. ¿Por qué no te llaman a ti?¿No conocen a nadie de su edad?

De todos modos no quería hablar de todas estas penas. Lo que quería era indignarme por la foto y su pie:















Varios arquitectos proyectan el diseño un inmueble

Dejando aparte que, o proyectan un inmueble o realizan el diseño del mismo, pero si proyectan el diseño es que están en un bar discurriendo cómo empezar a trabajar, ahí yo no veo varios arquitectos sino manos. Se me ocurren otras opciones:

  • Varias manos sujetan instrumentos de escritura
  • Varias manos señalan a una esquina de una cubierta en un plano
  • Tres arquitectos tienen manos y uno de ellos sujeta el plano para que los otros señalen
  • El del Pilot azul no puede ser arquitecto, los tenemos prohibidos, es un azul horroroso
  • Los tres son tíos
  • El que tiene más pelo se muerde las uñas y el del Pilot azul (que Dios confunda) se ha mordido un padrastro  
A vuestro criterio. Yo, de momento, voy a llamar a Selecta para que me pongan en su lista de proveedores.

1 comentario:


  1. Qué cierto! Viendo el artículo sonaba a : "Ponga un gran arquitecto en la casa de sus sueños "; pero ahondando en él simplemente se reducía a no deje ni las migajas para los arquitectos mientras disfruta de su mansión. Lo más triste es que gente de la misma profesión estruja más si cabe la maltrecha situación de nuestra profesión.

    ResponderEliminar