domingo, 12 de octubre de 2014

Las ventanas del ébola





Qué fea es la ventana del Carlos III. No es una mala ventana, es carpintería de aluminio anodizada en su color, posiblemente vidrio climalit. Con una persiana convencional de las de toda la vida, plasticorro color blanco, alféizar de piedra artificial, abierta en un muro ladrillo cara vista sin pretensiones. Tan sólo los rebajes hablan de mayores intenciones estéticas. Me sorprende que el edificio no es malo en conjunto, a juzgar por los esquemitas de la prensa:



...pero visto el detalle, las sucesivas imágenes de los teleobjetivos, tiene muy poca gracia. De hecho es la ventana española por antonomasia. El mundo entero nos está viendo por esa ventana y, ciertamente, se ha elegido una que nos define a la perfección. No me gusta la imagen que proyectamos, pero me temo que es lo que somos... un puente térmico de país.

La ventana del ébola es la ventana de España. Aunque ningún director de cine la habría elegido para una película que narrase los hechos de esta semana. Se habría ido derecho a la torre de La Paz con su helipuerto, aunque antigua ya, todavía puede dar una cierta imagen de centro de última generación.
La ventana del Carlos III no es una ventana de centro hospitalario para infecciones graves, no. Es una ventana de Alcorcón (o de Getafe o de Usera, que nadie se sienta atacado). Vamos, que como en casa están los aislados.
La ventana, persiana y muro no son dignas de pasar a las historia de la arquitectura. Si pensamos en un paciente tumbado o sentado, no se me ocurre un lugar más triste para pasar los días de aislamiento que una habitación con peto hasta la ventana de más de un metro, como por otra parte son tantos y tantos pisos en los que hemos ido introduciendo a millones de españoles. Al final con este asunto nos ha pasado lo que las madres nos advirtieron de niños: "lleva siempre calzoncillos limpios y calcetines sin tomates, que si tienes un accidente y te llevan al hospital..."  Pues bien, las ventanas del Carlos III son los tomates en los calcetines de España.
Y si comparamos con el hospital tejano que ha salido en los medios por lo mismo, la comparación es odiosa:


En todo caso, insisto en que habríamos quedado mejor si las fotos hubiesen sido del complejo La Paz, aquel edificio que fuera la imagen del desarrollismo español en buena parte de las lecciones de mis libros de geografía e historia de la EGB.
Foto

Esperemos en todo caso una pronta recuperación y que esta pesadilla pase a ser sólo arquitectónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario