viernes, 17 de enero de 2014

¿Qué fue de mis 700 créditos?

Esta noticia de El País ilustra un asunto que empieza a dar guerra y no tiene ninguna gracia:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/15/actualidad/1389819106_137480.html


Esto ya me lo había contado Víctor hace unos días:
http://blogs.elconfidencial.com/economia/valor-anadido/2014-01-07/los-ingenieros-de-caminos-espanoles-apestados-en-america_73395/#!

Como quiera que yo ando en convalidar mi título en Colombia, os iré contando cómo se me da. Mi objetivo inicial era poder llegar a firmar estructuras. Me temo que no va a poder ser.
Como habréis deducido mis lectores habituales (17 sois mis fieles) soy del plan 64/75. Solicité, tenía algún coste, un certificado a la ETSAM en el que me reconocían mi título y mi plan de estudios como máster en arquitectura. Si queréis os lo hacen en inglés. Si quería me hacían también un certificado de mis cursos de doctorado que fue hasta donde llegaron mis estudios, pero me temo que para poco me iban a servir. El documento que te dan es toda una descarga emocional, tiene un certificado firmado pro Mas-Guindal y luego los programas de los cursos y las asignaturas. Vienen tus notas con convocatorias. Me sorprendió, pensé que no había usado tantas veces febrero. Me había idealizado a mí mismo como estudiante.
Lo he mandado a Colombia y os contaré cómo avanza la tramitación.
Cuando hice la gestión en la ETSAM les pregunté si, por el mismo precio, nadie estaba pensando en otorgarnos el título de ingenieros de la edificación que, de hecho, somos los arquitectos del 64. No entendieron la pregunta. ¿Si eres arquitecto, para qué quieres ser eso? Pues, sí, lo quiero, para eso me curré unos 700 créditos en la escuela. Me temo que los arquitectos tampoco hemos peleado bien el asunto y me temo que este problema a pocos o a nadie importa.

miércoles, 15 de enero de 2014

Comisario Javert



Esta mañana me ha contado un compañero de profesión (un amigo mío que no soy yo), sus andanzas con Hacienda. Resulta que se haya inmerso en una interminable inspección y ha tenido la mala suerte de dar con un celoso funcionario que, para más inri, debe de considerar que nuestro denostado oficio da para tener una gestoría que se encargue de nuestros trámites. Nuestro colega lleva humildemente sus cuentas y, a su leal saber y entender, va haciendo trimestralmente sus declaraciones, cada vez más exiguas como corresponde al momento que vivimos. Entre las cosas que me ha contado, me ha llamado la atención que, el inspector, en un momento dado, ha exhibido una factura de una comida, la única de restaurante que ha presentado en veinte años de profesión, que consideraba improcedente como gasto y, para recalcarlo, ha añadido: "¡y además es de un sábado!". No le he dejado acabar el relato a mi amigo.
¿Qué ha querido decir el fiel servidor del Estado? ¿No es suficientemente triste que hasta hace un año no hayamos tenido sanidad pública? ¿No basta con que nos pongan cada vez más difícil justificar nuestros desplazamientos en coche, nuestros gastos de energía, nuestro día a día? Ahora les molesta que trabajemos en sábado. Parece ser que el fiel servidor ese sábado debía estar afortunadamente disfrutando de un fin de semana en familia, mientras mi amigo, con la ilusión que le caracteriza, invitó a comer a un cliente enfadado o quizá,  tras una noche de trabajo intenso con todo su equipo, decidió invitarles a... ¡un kebab! Porque la factura en cuestión era de ¡un kebab! ¿Qué sintió el fiel servidor, cuando revisando entre los papeles de mi amigo que no soy yo, encontró la factura del kebab y, tras consultar en su calendario zaragozano de 2012 vio que ese día era sábado? Imagino que el mismo júbilo que Elliot Ness cuando dio con los pufos de hacienda de Capone.



Envidio la tarde que pasó ayer, previa a la cita con mi amigo, disfrutando la cara de estupor, el seguro derrumbamiento y confesión de culpabilidad del arquitecto defraudador. Imaginó una felicitación de sus jefes, un seguro ascenso, quizá titulares en el periódico... "El funcionario que desenmascaró al defraudador del kebab".


Desgraciadamente, nuestro aprendiz de Javert no es consciente de cómo están los ánimos, de los riesgos de hacer ver a un trabajador temeroso de hacienda, que paga sus impuestos para que él pueda tener un trabajo seguro, con vacaciones y fines de semana, que esos fines de semana no existen para mi amigo. Desgraciadamente, aunque pocos, al sistema se le están escapando unos cuantos Javerts que van a encender un día la mecha que la crisis, las injusticias y la corrupción han tendido por toda la sociedad. Ayer saltó en Burgos, esta mañana, sólo la educación y el hastío de mi amigo han impedido que se prenda cerca de mi casa. Pero arderá, es cuestión de tiempo. Los ánimos están caldeados y algunos de los que tienen una casa y comida caliente harán o dirán tarde o temprano una tontería como esta mañana nuestro Javert, alentados por administraciones caninas que dan instrucciones a sus funcionarios para que rebañen las posibilidades de la recaudación.
Mi amigo hasta esta mañana era un fiel pagador de impuestos. Hoy, mientras tomábamos un vino antes de comer me ha confesado que le dan ganas de empezar a hacer trampas. Lo entiendo, sobre todo al comprobar la benevolencia que se demuestra en casos más espectaculares que el suyo. Al que no entiendo es a Javert.
Hace muchos años, cuando era "becario" en un estudio de arquitectura de Madrid, vino la hoy casi difunta televisión local a sacar unas imágenes. En el estudio en cuestión se estaba haciendo un proyecto muy mediático. Aquella noche, en el telediario local, mi madre vio, durante una fracción de segundo, a su hijo tirar una líneas apoyadas en un paralex. Las imágenes quedaron en el archivo de Telemadrid y, hasta que dibujar a mano dejó de ser la seña de identidad de los arquitectos ( o no tanto, ver arquitectos con tablero en este blog), se repetía periódicamente una noticia tal que así:
Hacienda intensificará sus inspecciones sobre aquellos colectivos, como los profesionales liberales, que defraudan más. 
... ilustrada con mi figura echando las líneas sobre el tablero. A mi madre ya no le hizo tanta ilusión.

Estación del Estadio

En la Ciudad Universitaria de Madrid siempre hubo misterios. Un autobús, el 62, te llevaba a un paraninfo que nunca existió (según Carvajal los estudiantes de Madrid pensaban que un paraninfo era una zona con campos de deportes) y para ir al estadio de atletismo había que bajarse en una estación que se comió la tierra y nunca más apareció. 
Pero la estación está ahí, como almacén de la piscina y es una obra de Torroja.




Urgando en Torroja he encontrado esta tesis en la que reconozco los divertídisimos planos de la ETSAM, que un día fueron título de esa tesis que nunca haré. Todo un modelo de industrialización en los tiempos que el mal uso del software de cálculo ha hecho desaparecer de la práctica profesional.


domingo, 12 de enero de 2014

Canal de Panamá




Aunque la foto que publica hoy El País vuelve a caer en la creación de escenas que no son (quién se va a ceer que alguien explica algo a alguien en una pantalla, quién se va a creer que uno se pone el casco y el chaleco y luego lleva unos zapatitos; el único que está de verdad en la obra es el tipo de la izquierda, que sí lleva botas. Sobre este tipo de fotos ya hablamos hace tiempo: El mapa y el territorio de Alcorcón), ya es hora de dar una vuelta por la obra de la discordia.

La verdad es que hay páginas que están bastante bien:
http://micanaldepanama.com/
Tiene cantidad de información, vídeos, informes, fotografías, muy completo.
También tiene su interés este estudio del año pasado sobre la influencia en el comercio para EE. UU:
http://www.marad.dot.gov/documents/Panama_Canal_Phase_I_Report_-_20Nov2013.pdf
Para una visión general, la Wikipedia está bien y os lleva a los enlaces que os acabo de citar:
http://es.wikipedia.org/wiki/Ampliaci%C3%B3n_del_Canal_de_Panam%C3%A1
El País ya nos regaló unas espectaculares fotos de la obra:
http://internacional.elpais.com/internacional/2014/01/04/album/1388831157_864161.html#1388831157_864161_1388831365


En todo caso, la visión desde Google Earth, con la opción de fotos históricas, nos da una visión muy clara de dónde se está actuando. Os recomiendo ese paseo:














Sobre lo que ha pasado estos días, las causas y las consecuencias, os hablarán en otros sitios.

Cajas de registro

Me ha llamado la atención que la caja en la que los agentes sacaban el material incautado en un registro muy publicado durante estos días parecía constituirse en cuña publicitaria en la portada de un periódico:
















Así de fácil. ¿Qué nos querría decir la imagen? Estas cosas no son inocentes. ¿Con las cajas de esta marca se hace el registro más rápido? ¿Decido más fácilmente qué incautar y qué no?
He buscado Staples en la red, es una empresa dedicada a suministrar material de oficina. No me queda claro a quién. ¿A la guardia civil o a la abogada objeto de la operación? La cinta de embalaje sí es de la Benemérita. Me pregunto si, cuando se hace un registro se ve uno en la situación de que he venido sin cajas, que habías quedado encargado tú y que le tienes que preguntar al recién detenido si guardó alguna caja por ahí de la última visita a IKEA. Me quedo con esta versión. La detenida quizá se surtía en este distribuidor y la caja del último pedido fue reciclada. Y, francamente, esta gente tiene muy buenas ofertas y precios. Lo siento, he caído en la publicidad y gracias a los hombre anuncio embozados empezaré a suministrarme con ellos.

Esto debió de ser imprevisión, porque de la misma operación en encontrado fotos de todo tipo de recipientes. Una caja de plástico, como de bazar oriental:











y hasta otra de madera... ¿se llevarían el cajón completo de un secreter?









Por el contrario, tirando de hemeroteca, me encuentro operaciones muy bien organizadas por lo de los ERE andaluces. La Guardia Civil acude con su pack de cajas, todas ellas de marca blanca:












o con alguna ilustración gremial sin mayor importancia:












Incluso se molestan en que la cinta de embalar acredite dignamente el botín:









Pero, sobre todo, sabiendo que va a salir uno en los medios, embálenmelo todo un poco mejor, que algunas cajas salen de pena y luego las pruebas se deterioran:
Agentes de la Guardia Civil contralan el acceso al despacho del...

domingo, 5 de enero de 2014

Quonset

En Canada, de Richard Ford aparecen estos cacharros tan ingeniosos que en algún formato todos hemos visto:
File:Quonset.jpg
Un inventillo de este Fuller que nada tenía que ver con Bucky, pero sí con Burham


Viajando por los lugares que describe Ford, se observa que el tipo constructivo sigue en pie:

























Con alguna que otra variante

































Paisajes de Saskatchewan que tienen mucho interés:















...y algo de monotonía













Os dejo el enlace a la carretera 32, donde Ford envía al protagonista: