domingo, 6 de octubre de 2013

De Madrid al suelo

El País publica hoy un artículo en su suplemento Domingo sobre la decadencia de Madrid.
No voy a negar buena parte de lo que se cuenta. Pero Madrid no está en decadencia. La gente de Madrid está (estamos, todavía no me he borrado) por encima de la cultura oficial. Lo que describen los últimos párrafos del artículo es lo que yo sé (ya sabía) de Madrid. Y eso no ha decaído. Madrid puede sobrevivir sin subvenciones y sin cultura oficial.
Hemos perdido mucho, hemos perdido los Alphaville.


Del relato que nos hacen Rafael Méndez y Álvaro de Cózar lo que más me ha deprimido es el fin del festival de jazz de otoño.


Cierto que no hay muy buenas noticias, cierto que no vino mal en su momento que el Ayuntamiento pagase los conciertos de Camoens.

Pero esta ciudad sobrevivirá gracias a su gente (la gente que llega, que es la gente de Madrid). Tranquilos, suframos por Alcorcón y su Eurovegas, pero a Madrid eso no le va a hacer tanto daño. El sábado pasado tuve que llevar a Celia en coche hasta la Madera Alta y no me pareció que hubiese cambiado Malasaña ni la noche de Madrid. Los veinte minutos de paseo a 20 por hora fueron lo que esperaba de mi ciudad. Supe que no estaba en los 80 sólo porque al ver a Mario Vaquerizo al final de la calle, las dos chicas que me acompañaban guasapearon el hecho a sus amigos de provincias.


Supongo que políticamente este artículo es necesario y no es malo. Pero Madrid nunca tuvo líderes. Salvo el tierno líder que nunca quiso serlo, no hemos necesitado a la administración para hacer de esta ciudad una ciudad de acogida.


¿Suciedad? Esto siempre estuvo sucio. La foto que ilustra el artículo es demagogia. A mí tampoco me gusta, pero esta porquería no es nueva:


Ya vivimos con Álvarez del Manzano y sus chirimbolos (todo un éxito de aportación al castellano moderno del jefe) y sus bancos antimendigo. Insisto, Madrid no necesita líderes políticos. Aquí os dejo esta sandez que escribí al diario que publica el artículo de marras cuando todavía estaba empadronado por allí (os pido que me disculpéis; era entonces un poquito más joven que ahora, pero ya veis que el problema de esta ciudad es eterno):
http://elpais.com/diario/1999/03/15/madrid/921500655_850215.html

Algo sí que me preocupa. Es el Beti Jai. Al Beti Jai lo tenemos que salvar y no sé si hemos pasado ya el punto de no retorno. Vamos, plataforma, tenemos que mantenerlo en pie. Cuando sólo era madrileño era importante. Ahora que también soy vasco, esta causa ha pasado a ser prioritaria.

Frontón Beti-Jai de Madrid

Indagando sobre el asunto, me he topado con esta gente en Facebook y me han parecido bastante interesantes:
https://www.facebook.com/madridcyp?hc_location=stream
Madrid, Ciudadanía y Patrimonio - Madrid (Madrid, Spain)



5 comentarios:

  1. Pensé lo mismo que tú al leer el reportaje en El País. Una visión extraordinariamente sesgada y catastrofista de una ciudad que, pese a quien le pese, sigue viva y llena de fuerza. Como bien dices, no vamos a negar que hay muchas cosas que mejorar, y que artículos como éste son necesarios para agitar conciencias y movernos a la reflexión, pero creo que éste resulta tendencioso ya desde su catastrofista titular y su tramposa construcción. Enhorabuena por tu respuesta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pepe por seguirte interesando por Madrid, a pesar de que ya no lo sufres -o disfrutas-. No nos conocemos pero podría ser posible, porque tantos temas comunes y coincidencias, indican que más de una vez hemos debido estar cerca. Llevas razón en que la basura no es novedad (llevas razón en todo, o a mi me lo parece), pero lo malo de este momento es que la basura no es sólo lo visible, porque el poder político ha sido abducido por el poder económico, y los ciudadanos cada vez pintamos menos. No hay decisión que no se tome para favorecer a algún oligarca. A veces en la sombra y a veces de forma descarada como ocurre con el caso Canalejas y Villar Mir, o con Eurovegas y Adelson. Nunca se ha hablado tanto de participación y nunca se ha desdeñado tanto al ciudadano. Por eso, la miseria que empieza a verse en la calle es sólo el condensado que se destila de la miseria moral de quienes detentan desde hace años el poder. Por eso los ciudadanos nos unimos, y nos armamos con razones y conocimiento contra la arbitrariedad, la codicia y la ignorancia. En ello estamos desde Madrid, Ciudadanía y Patrimonio.
    Un abrazo, Pepe.
    Vicente Patón. arquitecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no nos conocemos. Ya me gustaría. Sí que fui un forofo admirador de tus recortables de la luna:
      http://pepinomartini.blogspot.com.es/2011/07/la-luna.html

      Eliminar
  3. Muchas gracias por tu apoyo. Por suerte no creo que estemos en el punto de no retorno, que lo que buscan sin duda los propietarios y demás colaboradores en el negocio. Esperemos poder salvarlo entre to2 los que nos preocupamos por él. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  4. Muy bien Pepe
    As usual
    Fuerza!!!!!!!
    Jesús

    ResponderEliminar