martes, 24 de septiembre de 2013

Los vecinos no quieren arena

Desde mi balcón observo desilusionado como el único tramo de arena que quedaba en la Plaza de Amárica desaparece.





























Se ha contratado una obra sólo para eso. Y lo que más me sorprende es que lo han pedido los vecinos o, como dice este artículo, los comerciantes (¿todos a una?):
http://www.gasteizhoy.com/2013/09/12/amarica-se-queda-sin-arena/

En este caso los usuarios, parece que por el artículo determinado tampoco se ha encontrado a un usuario feliz:
http://www.gasteizhoy.com/2012/11/20/el-ayuntamiento-retirara-la-arena-de-la-plaza-amarica/



Bueno, yo soy vecino y soy usuario; eso sí, no soy comerciante. Nunca me he quejado. Ahora me quejo. Me quejo de la obsesión de esta sociedad por eliminar la arena, el barro y su "suciedad".

Cuando era niño en el patio de mi colegio había arena (de hecho la sigue habiendo, debe de ser el último colegio de España en tenerla). Hacíamos guas para jugar a las bolas y preparábamos carreteras para nuestras carreras de chapas.




No sé quién se cargó la arena de los colegios. Hay quien dice que fueron las madres, que protestaban por la suciedad de nuestras botas en el suelo recién encerado. Otros que la contrata de limpieza, que amenazó con subir los precios si no bajaba el nivel de barro en las aulas.

El caso es que no dejamos poros en la ciudad, como ya denuncié cuando aquí se habló del destrozo de los bulevares de Madrid, del de Santa Bárbara y del de la Castellana en los tiempos en que este blog era un delicious.

Amárica nunca reconocería su jardín, fuese verdad que lo cediese a la ciudad o no. Y Valle Inclán nunca podría volver a pasear por el paseo en que se inmortalizó.
http://recordandovitoria.wordpress.com/2009/05/22/la-casa-de-amarica/
http://www.revistaplot.com/homenaje-al-pintor-fernando-de-amarica/



Y entretanto, el hombre arco iris sin agua en su fuente:
















Recién trasladado esta más mono, parecía un "Christo"

Christo en Vitoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario